domingo, 15 de enero de 2012

Un instante delicioso

.
.
Nadie me informó de tus misterios cuando naciste. 
Revelado el secreto de estas alas, inspiro y retengo el aire, el instante es delicioso. El dejarlo salir alivia la inocente herida que mejora auxiliada por la normalidad de la mañana. Aminoro el vuelo de mis pensamientos y me poso en un abrazo. El rastro de plumas que nos acaricia me hace agradecer el bálsamo del suelo que nos sostiene.
.
.

4 comentarios:

Paloma Corrales dijo...

Precioso, Mamen, exquisito y cuidado.

Un beso.

madison dijo...

Cuanta elegancia en tus palabras Mamen, me encanta leerte

Un beso

Oréadas dijo...

Reconfortante abrazo :-)
Un saludo

TriniReina dijo...

No hacía falta que nadie informase, mejor saber de ese bálsamo por una misma.

Besos