lunes, 21 de diciembre de 2015

Rescatando poemas de lluvia 2


Digo que  corro por no mojarme

pero es mentira.

Las palabras que pasean 
como hormigas por mi vientre
me ahogan y me vuelven incómoda,
extraña.

Y me miro de los pies al pecho
por si algún signo me delatara.

               El temblor es imperceptible
interno como un pasado oculto,
como las arterias de los ojos.

Y corro,
               y digo que corro por no mojarme.

Otra vez la lluvia
pidiéndome adentros,

como si yo pudiera entrar en mí
cada vez que ella me llueve.